P. René Butler MS - 16to Domingo Ordinario -...
Volver a lo Básico (16to Domingo Ordinario: Sabiduría 12:13-19; Romanos 8:26-27; Mateo. 13:24-43) Las personas que recién están conociendo acerca de La Salette se sorprenden cuando leen las palabras de la Bella Señora:... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 15to Domingo Ordinario -...
Abundancia (15to Domingo Ordinario: Isaías 55:10-11; Romanos 8:18-23; Mateo 13:1-23) El P. Paul Belhumeur M.S. es un apasionado de la naturaleza y de la creación. Él es también un ávido jardinero, y entiende la importancia de... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 14to Domingo Ordinario -...
Alabanza Verdadera (14to Domingo Ordinario: Zacarías 9:9-10; Romanos 8:9-13; Mateo 11:25-30) Mateo, Marcos y Lucas reportan, todos ellos—dos veces cada uno—que Jesús hizo que la condición del discípulo sea la de cargar con... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 13er Domingo Ordinario -...
Hijos de la Luz (13er Domingo Ordinario: 2 Reyes 4:8-16; Romanos 6:3-11; Mateo 10: 37-42)  Me pregunto si Jesús estaba pensando en Eliseo y en la mujer de Sunám cuando dijo: “El que recibe a un profeta por ser profeta, tendrá la... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 12do Domingo Ordinario -...
Enemigos, ya no. (12do Domingo Ordinario: Jeremías 20:10-13; Romanos 5:12-15; Mateo 10: 26-33)  ¿Tienes enemigos? Todos sabemos de personas a las que nos les agradamos, que pudieran tener algún resentimiento en contra nuestra. Pero los... Czytaj więcej
prev
next

Santuários mais visitados

P. René Butler MS - Pentecostés - El Don de las Lágrimas

El Don de las Lágrimas

(Pentecostés: Hechos 2:1-11; 1 Corintios 12:3-7 y 12-13; Juan 20:19-23)

San Pablo escribe: “Hay diversidad de dones, pero todos proceden del mismo Espíritu”. En los versículos omitidos (8-11) de la segunda lectura, nos da ejemplos de aquello, y, más tarde en el mismo capítulo, advierte a cada uno de los cristianos en contra de que vayan a pensar que los propios dones sean mejores que los de los demás.

Sin embargo, si miramos a muchos de los más grandes escritores espirituales que nos dejó la historia, hay un don que está ausente en la lista de Pablo: el don de las lágrimas.

En la Biblia, las lágrimas y el llanto se presentan a menudo como un desahogo de dolor, de remordimiento o de súplica. Sin embargo, la experiencia universal nos enseña que las lágrimas también proveen alivio a una gran variedad de otras emociones, incluyendo la alegría, la gratitud, el asombro. Todos tienen una cosa en común: un sentimiento intenso.

Debemos tener presente esto cuando pensamos en nuestra Madre llorando.  Pensar en su dolor cuando se quejó por la ingratitud de su pueblo y lo confrontó con su pecado, y especialmente cuando ella dijo, “Por más que recen, hagan lo que hagan, nunca podrán recompensarme por el trabajo que he emprendido en favor de ustedes”.

Sus lágrimas también dejaron ver la infinita ternura de una Madre, al hablar de la muerte de los niños, de la hambruna inminente, de la grieta de separación entre su pueblo y su Hijo.

Aquí déjenme mencionar algunas excepciones notables a lo que escribí más arriba acerca de las lágrimas en la Biblia. Cuando Jacob y Esaú se reencontraron después de años de alejamiento, se nos dice que: “Esaú [el perjudicado] corrió a su encuentro, lo estrechó entre sus brazos, y lo besó llorando” (Gen. 33:4). El mismo lenguaje se usa para la reunificación de José con sus hermanos (Gen. 45:14-15), y con su padre (Gen. 46:29).

En nuestra lectura de San Pablo, la palabra griega para “don” es charisma. A menudo decimos que el “carisma” de La Salette es la reconciliación. El Evangelio de hoy nos ofrece ese don, en las palabras de Jesús a sus Apóstoles: “Reciban al Espíritu Santo. Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen”.

Si las lágrimas de María pueden conducirnos a descubrir el inmenso amor de su Hijo por nosotros, y su anhelo de reconciliación con nosotros, y si nosotros podemos retribuirlo en plenitud, entonces ¡Qué gran don constituyen aquellas lágrimas!

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Go to top