P. René Butler MS - 21er Domingo Ordinario - La...
La Llave y la Clave (21er Domingo Ordinario: Isaías 22:19-23; Romanos 11:33-36; Mateo 16:13-20) Como de costumbre, hay una clara conexión entre la primera lectura y el Evangelio. Se encuentra en el simbolismo de las llaves. Eliaquím... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 20mo Domingo Ordinario - Un...
Un Mensaje Universal (20mo Domingo Ordinario: Isaías 56:1-7; Romanos 11:13-32; Mateo 15:21-28) Por razones que no son del todo claras, la misión de Jesús no incluía a los gentiles, aunque sí haya respondido a las suplicas de... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 19no Domingo Ordinario - Oiré
Oiré (19no Domingo Ordinario: 1 Reyes 19:9-13; Romanos 8:1-5; Mateo 14:22-33) El relato de Elías en la cueva plantea casi como una sorpresa el hecho de que Dios se le haya presentado en el “rumor de una brisa suave”. Después de... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 17mo Domingo Ordinario -...
Compartir la Riqueza (17mo Domingo Ordinario: 1 Reyes 3:5-12; Romanos 8:28-30; Mateo 13:44-52)   Cuando decimos que algo nos gusta, ya sea - una comida favorita, un deporte o alguna música – es una manera sencilla de decir que nos... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 18vo Domingo Ordinario -...
Vengan, Escuchen, Vivan (18vo Domingo Ordinario: Isaías 55:1-3; Romanos 8:35-39; Mateo 14:13-21) “Coman gratuitamente y sin pagar”, dice Isaías al prometer abundancia de comida y bebida. ¿Qué otra cosa podría ser... Czytaj więcej
prev
next

Santuários mais visitados

P. René Butler MS - 13er Domingo Ordinario - Hijos de la Luz

Hijos de la Luz

(13er Domingo Ordinario: 2 Reyes 4:8-16; Romanos 6:3-11; Mateo 10: 37-42) 

Me pregunto si Jesús estaba pensando en Eliseo y en la mujer de Sunám cuando dijo: “El que recibe a un profeta por ser profeta, tendrá la recompensa de un profeta”.

Él mismo hace muchas promesas en el Evangelio de hoy, y confirma la última con las palabras: “Les aseguro”. En el Nuevo Testamento, estas expresiones se presentan casi ochenta veces, siempre en los labios de Jesús.

El Salmista también hace una promesa: “Proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones”. ¿Podemos afirmar nosotros lo mismo?

Una Bella Señora vino a un lugar llamado La Salette porque la fidelidad de Dios no estaba, de hecho, siendo proclamada por su pueblo. Hacía mucho tiempo que fue dejada en el olvido. Ella la proclamó con sus palabras, las cuales incluían advertencias y promesas, y de una manera más efectiva por medio del crucifijo que portaba.

Ustedes han oído muchas veces que el crucifijo resplandeciente parecía ser la fuente de la luz en la cual María se apareció y que envolvía a los niños cuando ellos se aproximaron a ella. Es como si ella se presentara “para anunciar las maravillas de Aquél que los llamó de las tinieblas a su admirable luz” (Aclamación del Evangelio).

El gran erudito saletense P. Jean Stern, M.S. escribe: “Todo lo que esta Dama es, junto con su compasión, bondad y poder, le viene de otro lado, de su Hijo, del crucificado que es verdaderamente su Hijo, pero que es, ante todo, Dios nacido del Dios verdadero”.

Jesús es la fuente de la luz. María nos lleva a él. Como San Pablo, ella no quiere que desconozcamos la relación que tenemos con Jesucristo como resultado de nuestro bautismo.

Caminando “a la luz de su rostro”, recibimos el don del conocimiento que nos ayuda a interpretar los signos de los tiempos, y el don del entendimiento y de la sabiduría, para conducirnos hacia el recto obrar, el cual “nos es tenido en cuenta” como justicia (ver Romanos 4:22).

O, en las palabras de la oración inicial de hoy: “Dios nuestro, que por la gracia de la adopción quisiste hacernos hijos de la luz; concédenos que no seamos envueltos en las tinieblas del error, sino que permanezcamos siempre en el esplendor de la verdad”.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Go to top