Novo Conselho Provincial - Itália
É com grande alegria que anunciamos o novo Conselho Provincial da Província de Maria Medianeira (Itália). O Capítulo Provincial que está em sessão em Salmata eleito hoje 24 de setembro de 2020: Pe. Gian Matteo Roggio,... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 28vo Domingo Ordinario - El...
El Señor Proveerá (28vo Domingo Ordinario: Isaías 25:6-10; Filipenses 4:12-20; Mateo 22:1-14) En la primera lectura sólo hay que echar una mirada a todas las cosas que Dios promete aprovisionar a su pueblo. La figura de manjares... Czytaj więcej
Ano Mariano
Ano Mariano A Congregação dos Missionários de Nossa Senhora de La Salette e os fiéis leigos que estão associados à mensagem da Bela Senhora de La Salette se preparam para celebrar o 175º aniversário da... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 27to Domingo Ordinario -...
Angustia, con Confianza (27mo Domingo Ordinario: Isaías 5:1-7; Filipenses 4:6-9; Mateo 21:33-43) San Pablo escribe, “No se angustien por nada”. Seguramente no es algo realista. De hecho, el mismo Apóstol escribió a los... Czytaj więcej
prev
next

Santuários mais visitados

P. René Butler MS - 17mo Domingo Ordinario - Compartir la Riqueza

Compartir la Riqueza

(17mo Domingo Ordinario: 1 Reyes 3:5-12; Romanos 8:28-30; Mateo 13:44-52)

  Cuando decimos que algo nos gusta, ya sea - una comida favorita, un deporte o alguna música – es una manera sencilla de decir que nos deleitamos en ello.

No es del todo lo mismo, sin embargo, cuando, en el Salmo de hoy, le decimos al Señor, “Yo amo tus mandamientos y los prefiero al oro más fino. ¿En qué sentido es diferente? La respuesta yace en el posesivo plural ‘tus’. El salmista no es un abogado al que le guste andar divagando en las complejidades (y encontrando las lagunas) de la Ley. El contexto aquí es la oración, dirigida a Dios a quien ama.

En el Evangelio, las dos primeras parábolas recalcan que el reino de los cielos tiene un valor incomparable, tanto que uno debería estar dispuesto a “vender todo lo que posee” con el propósito de adquirirlo.

Hay, sin embargo, una diferencia importante entre el tesoro enterrado en el campo y el reino de los cielos. En el primer caso, la persona que encuentra el tesoro presumiblemente se lo queda, o lo usa para enriquecerse aún más.

Pero cuando se trata del reino, quien sea que lo haya adquirido y amado, se ve impulsado a compartirlo.

La Biblia es un verdadero tesoro escondido en el campo dado a nosotros por Dios. ¿Lo amamos? Nos provee de riquezas de Sabiduría, Conocimiento, Mandatos y Preceptos para conducirnos sabiamente. ¿Los amamos? Con ellos, también tenemos los Sacramentos. ¿Amamos estas perlas de gran valor, atesoradas por la Comunidad de los Creyentes?

Estas reflexiones semanales están dedicadas a aquellos que aman a La Salette. En esto también, está primero y ante todo nuestro amor por una cierta Bella Señora, a quien llamamos nuestra Madre en Lágrimas, y que vino a recordarnos de los tesoros que el Señor ha puesto a nuestra disposición.

En la versión larga del Evangelio de hoy, Jesús pregunta, “¿Comprendieron todo esto?” Sería maravilloso si nosotros, como los discípulos pudiéramos responder con un “Sí”. No necesitamos ser teólogos ni eruditos bíblicos. El salmista nos los recuerda: “La explicación de tu palabra ilumina y da inteligencia al ignorante”.

Con respecto al reino de los cielos, La Salette no es algo que debamos guardar para nosotros mismos. Estamos encargados de hacer conocer el mensaje a todo su pueblo.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Sign in with Google+ Subscribe on YouTube Subscribe to RSS Upload to Flickr

Login >>> ELENCHUS

Go to top